Medidas en materia de Seguridad Social y Coronavirus (COVID-19)

Como consencuencia del avance del Coronavirus, que amenaza con colapsar el sistema sanitario español, el pasado sábado 14 de marzo se decretó el Estado de alarma durante 15 días, que posteriormente ha sido prorrogado otras dos semanas. 

Durante este tiempo, todos los ámbitos de la vida social, económica, política o cultural del Estado se están viendo enormemente afectados. En materia de Seguridad Social, ya hay medidas aprobadas para paliar los efectos -todavía por conocer- de la pandemia. Las enumeramos sucintamente a continuación.

1. Los trabajadores con COVID-19 tienen la consideración de personas de baja, con Incapacidad Temporal, por accidente de trabajo. Esto supone que tienen derecho a cobrar el 75% de la base reguladora desde el dia siguiente al de la baja.

2. Los trabajadores en aislamiento preventivo tienen la misma consideración que si tuvieran COVID-19 y, por tanto, también tienen derecho a percibir una prestación equivalente al 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja.

3. Para los casos de ERTE motivados por fuerza mayor como consencuencia del Coronavirus, todos los trabajadores afectados por dichos ERTES, podrán cobrar el desempleo, aunque no hayan cotizado el período mínimo necesario para ello. Además, ese cobro no se tendrá en cuenta en el periodo de cálculo de posibles prestaciones futuras, será como si no se hubiera producido. 

4. Las empresas que lleven a cabo ERTES se beneficiarán de exoneraciones en el pago de cotizaciones sociales. Si la empresa tiene menos de 50 trabajadores, la cotización por los contratos suspendidos y jornadas reducidas será de cero, ya que la exoneración supone el 100%. Si la empresa tiene más de 50 trabajadores, se tendrá que cotizar por el 25% de estos contratos suspendidos o jornadas reducidas.

5. Derecho a la prestación extraordinaria por cese de actividad para cualquier trabajador por cuenta propia que se vea afectado por el cierre de negocios debido a la declaración del Estado de alarma, o cuya facturación en el mes caiga al menos un 75% respecto a la media de facturación del semetre anterior. No será necesario cumplir el período mínimo de cotización exigido para otras prestaciones, pero sí es necesario estar al corriente en el pago.

6. Se han suspendido los plazos administrativos con carácter general pero han quedado excluidos de esta suspensión los procedimientos administrativos relativos a la afiliación, cotización y liquidación. En el ámbito de la TGSS, esto supone que únicamente se suspenden los plazos relacionados con la recaudación de cuotas (Reclamaciones de deuda, Providencias de Apremio, Diligencias de Embargo, etc.)

Seguiremos informando por esta vía y por Twitter de todo aquello que se vaya publicando y afecte al ámbito de la Seguridad Social.